Flamenco y romipén*

Si hay una controversia histórica en el mundo del flamenca es la que enfrenta a los partidarios del origen gitano y el andaluz para la música flamenca. Un tema recurrente de discusión entre aficionados y estudiosos, que desde siempre ha contado con apasionados partidarios en uno y otro sentido. Algunos flamencólogos, con una posición bastante juiciosa, han intentado dar a cada cual lo suyo. Se ha dicho muchas veces  que Andalucía es la madre del cante pero los gitanos son el padre. El escritor gaditano Fernando Quiñones decía “El flamenco es como una ensaladilla rusa de la que los gitanos son la mayonesa”.  La ensaladilla no es solo mayonesa pero ¿alguien se imagina una ensaladilla rusa sin mayonesa? no sería una ensaladilla, sería otro plato distinto,  seguramente más soso.

Dicen que la historia la cuentan los ganadores y como no hay un pueblo al que le haya tocado perder tantas veces como el gitano, hasta ahora, salvo contadas excepciones, la historia del flamenco la han contado los payos. Ha habido épocas en las que la balanza se ha inclinado del lado gitanista. Ha mediados del siglo XX, protagonizado por Antonio Mairena y apoyado por una serie de intelectuales hubo una corriente artística llamada neoclasicismo flamenco o mairenismo, que reivindicaba la pureza del flamenco en la forma y en el fondo,  y su ideal de jondura era el cante gitano-andaluz; radicando especialmente en unas cuantas familias gitanas bajo-andaluzas donde se habría forjado este arte en la clandestinidad hasta que salió a la luz en la época de los cafes cantantes (mediados del siglo XIX). Sin embargo actualmente la balanza se ha inclinado del lado contrario, los señores flamencólogos, incluso en ocasiones los mismos que seguian a pies-juntillas la doctrina de Mairena son los que ahora califican
de poco científicos sus escritos e intentan minimizar la aportación gitana a la cultura flamenca. Los últimos tratados de flamencología incluso llegan a negar que existiera una cultura gitana diferenciada de la andaluza o sitúan el nacimiento del flamenco en el París de la época romántica. Veamos algunos de los argumentos de este negacionismo flamenco:

1-Los gitanos nunca han creado nada.
2-En el flamenco no hay palabras del caló o romanó.
3-Los gitanos de otros países no cantan flamenco.
4-Muchos de los grandes artistas flamencos han sido payos.

No seremos malpensados y daremos por sentada la buena intención de estos investigadores, aunque la primera de las frases: “Los gitanos nunca han creado nada”, nos deja unos cuantos escalones por debajo de la capacidad creadora de los gachós. Será que estos flamencólogos no conocen las creaciones de los gitanos Enrique el Mellizo, Ramón Montoya o Carmen Amaya, por citar solo a tres exponentes del cante, toque y baile de los que cualquier aficionado conoce sus creaciones.  Claro, podrán decir que estos cantes toques y bailes están basados en otros anteriores, pero aunque así fuera ¿acaso,los payos, crean de la nada?

Los modernos flamencólogos echan mano de diversas disciplinas para sus minuciosas investigaciones, pero hasta ahora son muy pocos los que se han preocupado en investigar las músicas y el idioma gitanos para saber si realmente no existe rastro del romanó en el flamenco o si realmente no hay ningún parecido entre el flamenco y otras músicas gitanas. Los palos más antiguos del flamenco tienen nombres que tienen significados en romanó. Hay antiguas melodias de los gitanos de centroeuropa recogidas en el siglo XVII que nos suenan a nuestras rumbas o tangos. Hay elementos de los bailes gitanos europeos como taconeos, saltos, etc.
que recuerdan mucho al baile flamenco. Nosotros creemos que si hay indicios en ambos sentidos, y serían dignos de un estudio serio.
Es indudable que han habido grandisimos artistas gachós, creemos que lo sustancial para un arte como el flamencio no es la genetica de la sangre sino la de la cultura.  La que se transmite de padres a hijos pero tambien de maestros a discípulos. Si nos ponemos a enumerar a los grandes artista payos podemos ver que todos desde Silverio hasta Paco de Lucía, Enrique Morente o Miguel Poveda han sido admiradores y hasta cierto punto deudores de la cultura gitana. Por eso a Vallejo o a Centeno, payos los
dos les jaleaban:”Así se canta gitano”. Por eso Chacón, el gran maestro payo, decía que no se debía llamar “cante jondo” sino “cante gitano”. Por eso todos estos grandes artistas han bebido de la fuente gitana tanto en su arte como en su vida.
Además de todo esto hay otra serie de cuestiones que por obvias parece que a veces no se tienen en cuenta.

-La misma palabra flamenco, al parecer, era sinónimo de gitano.
-Tanto en fuentes escritas como orales el flamenco siempre se ha relacionado con lo gitano.
-El flamenco forma de la cultura gitana de los kalós (gitanos españoles, portugueses y del sur de Francia) siendo uno de sus mayores rasgos identitarios.

En un arte tan grande, con aspiraciones a ser universal, hay sitio para cualquier artista sea de la raza que sea, pero el pasado del flamenco hunde sus raices en la romipen*  y si se cuenta la historia de otra forma se está escondiendo una parte importante de ese pasado.

Miguel Fernández Rodríguez

(*) Romipén: Rromipen (gitanidad): 1.- Conjunto de los diversos grupos romaníes; 2.- historia y cultura romaníes. 

8 comentarios to “Flamenco y romipén*”

  1. Sanlúcar Says:

    ¡Muchas felicidades por tu nuevo blog,Miguel! No tengo mucho tiempo pero intentaré echarle un vistazo de vez en cuando.Seguro que encuentro cosas mas que interesesante.¡Enhorabuena!

  2. Manuel de Mérida Says:

    Hola Miguel. La participación de los gitanos en las fiestas del corpus es una pista primordial para los objetivos que te has trazado, así que espero que metas tus narices en ese tema hasta el fondo. Te deparará gratas sorpresas, estoy segurísimo. También, indagar las músicas que podían haber practicado los gitanos antes de llegar a la Peni. Ánimo.

  3. Elios Fernández Says:

    Saludos Miguel y Enhorabuena por tu blog

    Quería hacerte una pregunta ¿ Enrique Morente es gadjó? Siempre pensé que es rom

    Abrazos desde Jerez

    • pikober Says:

      Muchas gracias. Enrique Morente es gachó casado con una gitana Aurora Carbonell, hermana de Antonio Carbonell, Montoyita y Agustin el Bola. Su padre tambien era guitarrista Pepe Montoyita. Aunque Enrique Morente es una de las banderas que enarbolan los que quieren negar la gitanidad del cante, a mi entender en su discografia se puede ver como se ha ido acercando al cante gitano en su vertiente mas creadora. Un abrazo.

  4. AAA Says:

    Menudo montón de estupideces. El lobby gitano ataca de nuevo.

  5. pikober Says:

    Desde el anonimato que comodo es insultar ¿verdad?

  6. luis torres Says:

    El flamenco está para disfrutarlo y vivirlo todo aquel que tenga sensibilidad para ello, pero esta claro que los gitanos tienen algo nacido con ellos que no se puede ni explicar ni aprender. Mi experiencia me dice que para bailar como Farruco, tocar como Diego del Gastor o cantar como Camarón hay que nacer gitano, es la modesta opinión de un “cruzado”. Un saludo miguel pd este es el email de mi cuña yo no tengo:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: